un - Blog de Reflexiones de Arjuna - Centro Namaste, SL

Buscar
Vaya al Contenido

Menu Principal:

La insatisfacción y el querer más.

Publicado por Arjuna Lakshmana en Pensamiento abstracto · 29/7/2022 18:16:00
Tags: Llegamossinnadaylohicimosdeunsuspiro.Coneltiemporopacomidacomodidadesconocimientoamordineroetc.
Llegamos sin nada y lo hicimos de un suspiro. Con el tiempo, ropa, comida, comodidades, conocimiento, amor, dinero, etc.
Y siempre más, más amor, una sola pareja no es suficiente, una casa más grande, un coche más potente, mejor comida.
En realidad solo alimentamos los sentidos, luego nuestro ego. No podemos estar satisfechos con lo que tenemos porque no lo estamos con lo que somos. Si no somos grandes por dentro, si nos tenemos a bajo precio, es decir, menosprecio, necesitaremos una gran casa con todo tipo de cachivaches con que llenarla, cuando necesitamos varias parejas no es porque tengamos mucho amor que dar, es porque no nos tenemos ninguno y necesitamos cantidades ingentes de todas partes. Cuando necesitamos sentirnos seguros en lo externo, ya sea el trabajo, el hogar, la propia pareja, es porque no nos sentimos seguros internamente. No estamos seguros de nosotros mismos y de nuestras capacidades y mucho menos de nuestros potenciales.
Y en definitiva, si necesitamos rodearnos de muchas cosas, acabamos por descubrir, que por dentro estamos vacíos.
Colmarse por dentro es difícil si no se aprende con tradiciones ancestrales, ya sea por la cultura, la religión o la enseñanza de la familia. Así que el ignorante sufrirá porque quiere mas y es incapaz de encontrar satisfacción por más que acumule. Pero el inteligente, que conoce que su insatisfacción no será cubierta por “amasar más” ya que no es la vía para colmarse por dentro sufrirá igual que el ignorante pues la única solución que conoce es estéril y veneno para su enfermedad.
Por lo tanto es imperios para ambos, el ignorante y el inteligente, la higiene de todos sus sentidos puesto que, por el momento son esclavos de ellos. A su vez, la mente, ávida de alimentarse de experiencias, hará suyas todas las sensaciones cada vez más voluptuosas y excéntricas en un sin freno de los sentidos.
Este tremendo abuso de los sentidos no tiene parangón en la historia de la humanidad salvo en la Antigua Grecia, y ya sabemos cómo acabó.



Regreso al contenido | Regreso al menu principal